El valor de la gestión de datos

Data governance: preserva la integridad y consistencia de tus datos

Posted on Mon, Jan 11, 2016

Data governance es imprescindible para preservar la integridad y consistencia de los datos. Si no hay gobierno, o si éste no es efectivo, no puede hablarse de calidad. Tanto si se trata de expandir y madurar las capacidades de data governance ya asentadas, como si es el momento de adquirirlas, es necesario incorporar las mejores prácticas que ayudan a alcanzar las metas del buen gobierno de los datos, que no son otras que:

data governance.jpg

Créditos fotográficos: istock Rex Wholster

 

  1. Definir las estrategias y políticas de datos.
  2. Determinar las necesidades en cuanto a arquitectura de datos, procedimientos y métricas.
  3. Promover la adecuada gestión de los datos y su aplicación en todos los proyectos, áreas y servicios de la organización.
  4. Resolver todas las cuestiones que puedan plantearse en relación con los datos.
  5. Fomentar la comprensión del valor de los activos de datos.
  6. Tomar decisiones orientadas a asegurar la calidad de los datos.

 ¡Consulta gratuitamente a uno de nuestros expertos sobre Data Governance!

Data governance: de los datos consistentes a las buenas decisiones

El gobierno de los datos busca mejorar la eficiencia en el uso de la información y ello no tiene que ver con solucionar los problemas de TI, ni ocuparse de los data warehouse ni del diseño de las bases de datos. Tampoco es competencia del data governance encargarse de la gestión del cambio, de la limpieza de los datos ni de la gestión de datos maestros.

Desde su perspectiva, data governance contribuye a mejorar la calidad de los datos, optimizar su accesibilidad y aumentar sus condiciones de seguridad. Por eso, si los datos están gobernados adecuadamente, se consigue:

  • Preservar la integridad del dato.

  • Mejorar la consistencia de la información.

  • Minimizar el riesgo en la toma de decisiones y aumentar su precisión.

La forma de lograrlo es en base a 4 acciones:

A/ Identificar a los grupos de interés y determinar el peso de su participación, dejando claro en qué medida pueden intervenir en la toma de decisiones.

B/ Definir una política de monitorización, que deberá ser revisada y ajustada convenientemente.

C/ Establecer los estándares en base a los que se funcionará.

D/ Determinar la estrategia a seguir a nivel de organización en cuanto a data governance.

El gobierno de los datos resulta crítico para la planificación estratégica, función que puede llevarse a cabo siempre que se haya realizado un esfuerzo previo de autoevaluación que ayude a determinar las necesidades de la empresa en materia de datos. Y, con el soporte de las políticas, estándares y establecimiento de roles, todo lo dispuesto en la planificación podrá controlarse mediante acciones de seguimiento coordinadas que, por una parte monitorizarán el cumplimiento de las políticas que se hayan definido y, por otra, serán clave para resolver cualquier problema que puedan plantear los datos.

Los indicadores y las métricas que permiten recoger son fundamentales para poder hacer efectivo este control que es una parte importante de data governance, sobre todo, si se tiene en cuenta que cualquier modelo de madurez ha de plantearse dese un enfoque iterativo, que ayuda a optimizar resultados al ritmo de la mejora continua.

¿Necesitas más información? No te pierdas nuestro webinar: De qué hablamos cuando hablamos de Data Governance

 

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Topics: Data Governance