El valor de la gestión de datos

La importancia de una buena gestión de redes de datos

Publicado el 14/09/16 21:00

La gestión de redes de datos es un concepto amplio, que abarca su administración desde un enfoque completo. Dentro de ella se engloban políticas y procedimientos que intervienen en su planteamiento y configuración, así como el control y monitoreo de cara a evitar fallos y reforzar la seguridad, con el fin de asegurar la calidad de los servicios esperados.

La administración de redes, por lo tanto, es la suma de actividades orientadas a mantener una red eficiente, que tenga una alta disponibilidad. De ahí la importancia de llevar a cabo una buena gestión de redes de datos pues, en última instancia, un funcionamiento idóneo es un gran aliado para el buen funcionamiento de la empresa.

A mayor tamaño y complejidad de la red, más necesario será contar con un sistema de administración adaptado a sus necesidades, en el que se incluyan todos los aspectos relacionados con un adecuado funcionamiento. Solo así será posible prevenir y detectar problemas, incluyendo aspectos de seguridad, con la mayor anticipación posible, buscando minimizar errores.

 

Estándares y protocolos, un aspecto clave

Una buena gestión de redes de datos requiere, fundamentalmente, basarla en un modelo con tareas bien definidas sujetas a estándares y protocolos para facilitar tanto su implementación como su actualización.

En este sentido, cobran importancia los sistemas de gestión de redes de datos, al tiempo que se suele centralizar la gestión para vigilar el funcionamiento de la red o redes de la empresa. Actualmente nos encontramos ante un panorama diverso, ya que la gestión de red hoy ha evolucionado hacia los sistemas heterogéneos.

Si en sus inicios la gestión de red se basó sobre todo en la monitorización del tráfico de red, la detección de errores y el establecimiento de la calidad de servicio (QoS), en la actualidad disponemos de sistemas heterogéneos, lo que ha supuesto la proliferación de diferentes sistemas de gestión de red.

Una diversidad que viene acompañada de protocolos y estándares. Su aplicación, por lo tanto, buscan ese control eficaz de la red para que ésta pueda responder en todo momento. En este contexto, existen distintos protocolos de gestión de red, algunos de ellos modelos estándar, como el SNMP o el CMIP.

 

La necesidad de una buena gestión

Cada vez es más difícil llevar a cabo una adecuada gestión, capaz de dar acceso a los servicios que proporcionan las redes de datos de forma eficiente, pues estos también crecen en número y complejidad.

En suma, se trata de un reto que aumenta su dificultad conforme ganan en complejidad los sistemas de redes y, junto con ello, lógicamente se disparan las expectativas de funcionamiento. Afortunadamente, sin embargo, también la gestión de red ha ido evolucionando de forma paralela, a medida que han ido aumentando los diferentes servicios.

Como consecuencia de ello, este creciente desarrollo de servicios ha marcado la necesidad de gestionarlos convenientemente para que los usuarios puedan satisfacer sus necesidades sin interrupciones. A tal efecto, se precisan soluciones avanzadas, que monitoricen y automaticen procesos, así como buenas prácticas que ayuden a mejorar las capacidades necesarias en la entrega de servicios.

Fuente imagen: hywards / FreeDigitalPhotos.net

 

New Call-to-action

Temas: Data Governance