El valor de la gestión de datos

La gobernabilidad de TI, clave para obtener el mayor valor

Publicado el 17/04/16 21:00

Gobernabilidad_de_TI_clave_maximo_valor.jpg

La gobernabilidad de TI es clave para sostener e impulsar las estrategias y objetivos organizacionales en la actual era digital. O, lo que es lo mismo, la tecnología debe responder a las necesidades de cada empresa en aspectos como la alineación estratégica entre las metas de negocio con las de TI, la medición de desempeño de los procesos y activos informáticos, la entrega de valor, la administración de recursos y riesgos. 

Todos ellos son objetivos esenciales del gobierno de TI, siempre orientados a mejorar la competitividad de la organización a distintos niveles. Entre otros, buscando que las inversiones tecnológicas generen valor comercial y, en suma, proporcionen el máximo valor al negocio, al tiempo que mitiguen posibles riesgos que éstas pudieran generar.

Para optimizar y racionalizar el uso de recursos tecnológicos se hace necesario establecer una interacción proactiva y enriquecedora entre TI y el negocio. Solo así, mediante una aplicación estratégica de TI, lograremos priorizar las capacidades empresariales que darán a la empresa una ventaja competitiva que podría ser fundamental para la supervivencia del negocio. 

 

Una aplicación estratégica de TI

En el nuevo contexto global, caracterizado por una feroz competitividad, cobra especial relevancia optimizar y utilizar los recursos TI con la mayor eficiencia, de forma paralela a requerimientos generados por las prioridades del negocio, por ejemplo los ciclos de consumo o los picos de demanda tecnológica.

El diseño de un gobierno de TI buscará obtener el mayor valor a través de una implementación ad hoc, que satisfaga las exigencias de la organización a partir de un modelo corporativo comprometido a la hora de secundar y aplicar prácticas de gobierno de TI. De hecho, los expertos señalan que crear una estructura de gobierno tecnológico eficaz requiere un cambio de cultura organizacional.

Son muchos los desafíos que deben superarse para lograr una adecuada gobernabilidad, capaz de seguir un modelo de gobierno definido sin caer en la ineficacia por confusión de roles y responsabilidades, exceso de burocracia, falta de participación, planes de trabajo no consensuados o simplemente malos planteamientos.

 

Objetivo: un gobierno de TI efectivo

Un gobierno de TI que aporta su mayor valor actúa como un marco formal de apoyo para tomar decisiones sobre el uso de las tecnologías. La suma de buenas prácticas en cuestiones esenciales como son la planificación estratégica, la gestión de riesgos, gestión de la demanda o de los cambios brindará resultados óptimos.

No existe un diseño perfecto, modelos únicos ni tampoco normas de implementación obligatorias. Extraer el mayor valor de TI para el cumplimiento de objetivos organizacionales exige un gobierno de TI que planee y organice estableciendo los necesarios vínculos con el negocio.

Por un lado, debe plantear una estrategia acertada, y también implementarla con el fin de responder a los requerimientos del negocio, brindando métricas y modelos de madurez para hacer un seguimiento que permita medir logros y hacer correcciones. Finalmente, un modelo efectivo de TI exige un enfoque global, así como una visión a largo plazo para apoyar al negocio en sus necesidades futuras.

Fuente imagen: ddpavumba / FreeDigitalPhotos.net

 

New Call-to-action

Temas: Data Governance