El valor de la gestión de datos

¿La arquitectura SOA interesa a empresas de todos los tamaños?

Posted on Mon, Sep 29, 2014

 soa architecture

La implementación de la arquitectura SOA tiene una casuística muy variada. Si por un lado puede aplicarse tanto con presupuestos generosos como ajustados, desde el nacimiento de la empresa y en cualquier otro momento, por otra parte es perfectamente factible ponerla en funcionamiento de manera integral o también progresiva, a empresas de distintos tamaños y sectores. Sean cuales sean las circunstancias, por lo tanto, las empresas pueden beneficiarse de un paradigma SOA ajustado a sus necesidades en el diseño de servicios.

Dentro del contexto organizacional, de hecho, la arquitectura SOA es un requerimiento universal, que obedece a la lógica necesidad de establecer una estrategia eficiente a la hora de lograr una óptima administración de los datos, es decir, de hacer accesible la información, -en cualquier momento y sin pérdidas-, para toda la empresa.

De este modo, la arquitectura SOA permite una administración de servicios efectiva y, lo que significa que será aplicable a empresas de todo tipo y que, en suma, interesará a empresas de todos los tamaños, pero resulta obvio que la necesidad será especialmente acuciante en las grandes compañías. No en vano, las empresas de mayor tamaño suelen trabajar con infinidad de servicios y aplicaciones aunque, en esencia, lo cierto es que las organizaciones comparten similares problemáticas.

La arquitectura SOA, una transformación gradual

Si bien las grandes compañías suelen implementarlo desde un enfoque que requiere una complicada elaboración, acorde con la misma complejidad de la organización, también las pequeñas y medianas empresas pueden beneficiarse de las ventajas de un diseño SOA con implementaciones comparativamente mucho más sencillas.

En muchas ocasiones bastará con un reducido presupuesto para iniciar un proyecto SOA mediante una implementación progresiva, que introduzca de forma gradual la filosofía diseñada para la empresa a través de pequeños cambios que van permitiendo una avance constante, hasta finalmente acabar implementándose en la totalidad de la organización.

Así, aunque el diseño de una estrategia SOA permite una transformación paulatina que logra resultados desde el principio, hay que tener en cuenta que, al margen del tamaño de la empresa y del presupuesto disponible, la implementación persigue una aplicación integral, que englobe su organigrama al completo.

En innumerables ocasiones, la transformación comienza con pequeños pasos y no se precisa un presupuesto astronómico para ponerse en marcha, ya que además se implementa a partir de las infraestructuras existentes. Es así que el éxito de un diseño SOA se irá percibiendo conforme se vaya avanzando en su aplicación, que será más sofisticada cuanto más grande sea la organización.

La falta de comunicación entre áreas a la hora de aplicar servicios, los problemas para conseguir información de forma rápida, la duplicación de sistemas y tecnologías, entre otras situaciones, determinarán la necesidad de que se aplique un SOA, al margen de otras circunstancias como puedan ser las dimensiones de la organización o, por ejemplo, su actividad.

Igualmente, la dificultad de implantación podría relacionarse también con la diversidad de tecnologías y metodologías empleadas en las diferentes áreas, dificultado su integración. Esa falta de homogeidad constituye un elemento que se dará más fácilmente en empresas con organigramas desarrollados, en los que haya numerosas áreas.

Por lo tanto, la arquitectura SOA no es un lujo reservado a las empresas más potentes, como afirma el CEO de Composite Software, Jim Green, en su "Guía del implementador de SOA", sino una solución para toda empresa que la requiera, si bien los beneficios serán especialmente tangibles en las grandes compañías.

Fuente digital: Danilo Rizzuti / FreeDigitalPhotos.net

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Topics: SOA