El valor de la gestión de datos

Criterios para seleccionar un SGBD para un Data Warehouse

Posted on Mon, Aug 28, 2017

Cuando tomamos decisiones sobre productos para entornos de data warehouse, el SGBD (Sistema de Gestión de Base de Datos) es el más importante. Aunque no es el componente más caro, el SGBD debería ser elegido con cuidado y con un discernimiento activo sobre los problemas y mensajes de marketing.


SGBD.jpg

Créditos fotográficos: bowie15

En la organización se va a crear una cultura alrededor del SGBD. Se contratará y formará personal para darle soporte. Se convertirá en el principal impulsor para el hardware y la selección de otro software, El personal de la organización atenderá grupos de usuarios e interactuará con ellos utilizando el SGBD.

 

Descárgate aquí la guía

 

Si el data warehouse tiene éxito se convertirá en una base de datos muy grande y los problemas se pueden volver exponencialmente más difíciles que con bases de datos más pequeñas. Algunas de las consecuencias de hacer una selección inapropiada de un SGBD son:

  • La calidad de los datos se convierte en un importante factor de riesgo para el data warehouse.
  • Mal rendimiento de las consultas lo que resulta en un uso reducido.
  • Se erosiona la confianza del usuario.
  • Los costes de software, hardware y consultoría aumentan.
  • Incapacidad para obtener datos en tiempo real.
  • Incapacidad para adaptarse a futuras necesidades de data warehousing.

 

Criterios para una selección de SGBD de Data Warehouse

La selección del SGBD del almacén de datos es crítica y, por eso, hay que centrarse únicamente en la tecnología capaz de soportar tanto las necesidades inmediatas como las futuras del negocio. En el proceso de selección del SGBD de Data Warehouse hay que atender a 7 criterios:

  1. Escalabilidad: hay que buscar la consistencia en el comportamiento de la solución en relación con el crecimiento de la base de datos. Además, en lo que respecta al rendimiento, hay que asegurar que es escalable para el número de usuarios simultáneos y la complejidad de sus consultas.
  2. Potencia: el SGBD debe poder dar soporte a decisiones complejas en un entorno de carga de trabajo mixto multiusuario. La priorización dinámica, el paralelismo condicional y las causas de las variaciones en el paralelismo desplegado, o la madurez del optimizador para soportar cada tipo de consulta con un buen rendimiento son algunos de los aspectos que hay que comprobar antes de elegir.
  3. Disponibilidad: una buena selección de SGBD es la que admite aplicaciones empresariales de misión crítica con un tiempo de inactividad mínimo. En el proceso de decisión, también habrá que entender los requisitos de tiempo de inactividad del sistema y cualquier problema que pueda denegar o degradar el servicio a los usuarios finales, como actualizaciones, tiempos de carga por lotes, cortes de mantenimiento o problemas severos de rendimiento del sistema.
  4. Gestión: la opción idónea es encontrar la solución que proporciona un punto de control único para la administración el sistema. Un extra es el buscar que asegure tareas de soporte mínimas que requieran intervención de DBA.
  5. Coste: por supuesto, la elección final dependerá del presupuesto, aunque, como norma general, siempre es recomendable centrarse en las alternativas que aseguren un menor coste total de propiedad para un periodo de varios años en lo que respecta a hardware, software y servicios
  6. Escalabilidad: la mejor opción es la que proporciona un diseño flexible de bases de datos y arquitectura de sistemas que puede adaptarse al ritmo de los requerimientos de negocio en constante evolución, aprovechando la inversión existente en hardware y aplicaciones.
  7. Interoperabilidad: acceso integrado a la web, redes internas y servicios corporativos serían algunas de las características que deben ser tenidas en cuenta para terminar de perfilar el destino idóneo de la inversión en SGBD.

¿Tienes claro cómo elegir este componente clave para tu almacén de datos?

 

Visión Customer 360

Topics: Data Management