El valor de la gestión de datos

Transformación digital: Cloud Data Center

Posted on Mon, Aug 5, 2019

El mercado de la nube y los centros de datos continúa creciendo a medida que la digitalización se convierte en el foco de la mayoría de las organizaciones. La tendencia es clara: apostar por entornos en la nube, combinando plataformas privadas con públicas. Así, el Cloud Data Center se está convirtiendo en el gran protagonista de la transformación digital corporativa.

De hecho, todas las infraestructuras empresariales están evolucionando rápida e imparablemente a medida que las iniciativas de transformación digital impulsan la necesidad de una mayor agilidad de TI.

Asimismo, las cargas de trabajo digitales como Big Data y las aplicaciones de IoT están impulsando nuevos diseños para las arquitecturas de los centros de datos, por lo que la demanda de una seguridad de datos es cada vez mayor.

Los modelos cloud han surgido como una oportunidad de transformación para reducir el tiempo que sus equipos de TI invierten en el desarrollo y la gestión de infraestructuras. La gran ventaja de la nube es que ofrece una implementación rápida, estructuras de costes flexibles y elásticas, entrega de servicios y aplicaciones avanzadas con una mejor experiencia para el usuario.

Además, todo esto no implica que haya que realizar grandes inversiones iniciales, ya que es compatible con la configuración actual de la empresa, por lo que no habrá que reemplazar la infraestructura existente.


Data Center local Vs Cloud

El volumen de datos e información no para de crecer dentro de las compañías, alcanzando unos niveles que exigen la adopción de un sistema que dé respuesta a estos dos objetivos esenciales: cubrir la imparable necesidad de almacenamiento y un acceso a los datos rápido y centralizado.

Además, estas sistemas deben incluir protección ante desastres, copias de seguridad y otra serie de servicios imprescindibles. Y todo ello, sin grandes inversiones iniciales y con costes reducidos de mantenimiento y actualización.

Una vez definida esta necesidad, cada vez el mayor el número de empresas que se plantea si continuar con las infraestructuras de almacenamiento local tradicionales o migrar sus Data Center a entornos en la nube. Se trata de una decisión importante que marcará el futuro del negocio, por lo que es necesario conocer las ventajas y desventajas de cada uno de estos modelos.

Un centro de datos local es un conjunto de servidores instalados en la empresa. Son propiedad de la misma y están gestionados y controlados de un modo privado. También son las propias corporaciones las que se encargan de su mantenimiento, de las actualizaciones de hardware y software o de las tareas de backup.

Los principales inconvenientes de este modelo local son: unos costes más elevados en materia de mantenimiento de los sistemas informáticos, una mayor probabilidad de sufrir pérdidas de información al producirse algún fallo o caída de los servidores locales, y la necesidad de una inversión elevada, ya que es necesario adquirir infraestructuras.

Por su parte, el Cloud Data Center, es decir, el centro de datos alojado en la nube permite que los equipos locales asuman las fuertes cargas de trabajo y almacenamiento. De estas tareas se encargan unos servidores, dedicados a atender peticiones en cualquier momento y ofrecer servicios, recursos, hardware, software y datos, únicamente mediante una conexión a Internet. A su vez, son los proveedores cloud los responsables del mantenimiento y de las actualizaciones.

Los beneficios que las infraestructuras cloud ofrecen a los data center son importantes y variados, ya que además de las ventajas propias de la plataforma, permiten el pago bajo demanda, es decir, pagar únicamente por las prestaciones que se necesitan con cuotas que varían según el número de usuarios o de la capacidad de almacenamiento consumida.


Las grandes ventajas del Cloud Data Center

El pago baja demanda es por tanto una de las bondades más destacadas del Cloud Data Center, ya que no solo es posible ajustar las cuotas, sino que es posible además aumentar o disminuir las capacidades de almacenamiento según las necesidades concretas de la empresa en momentos determinados.

Se trata por tanto de una alternativa rápida y segura de utilizar servicios muy variados, que además incluye otra serie de importantes beneficios que no debemos dejar de lado:

  • Movilidad. El acceso a la información es posible desde cualquier lugar y momento. Solo se necesita conexión a Internet y los usuarios podrán acceder en tiempo real y desde cualquier dispositivo.  
  • Seguridad y fiabilidad. Los proveedores de servicios cloud tienen políticas de seguridad muy rigurosas y además es mucho menos probable la caída del sistema con las consiguientes pérdidas de información, situación algo más habitual en las soluciones de almacenamiento local.  
  • Reducción de costes. Se eliminan inversiones en la adquisición de equipos de hardware y en licencias de software. Como los entornos de la nube trabajan en plataformas virtuales y no físicas, se evita además la necesidad del mantenimiento de los equipos. Esto será una tarea del proveedor de hosting cloud, pero nunca de la empresa.
  • Backup automático. Es muy importante la labor que las infraestructuras cloud llevan a cabo en materia de servicios añadidos, como son las de copias se seguridad , que se realizan de manera automática y los usuarios siempre podrán acceder a ellas en todo momento, incluso si se produce algún problema técnico en sus equipos.

 

Cloud híbrida: modelo al alza

Tres son las diferentes opciones con las que cuenta una empresa a la hora de migrar su centro de datos a entornos cloud: nube privada, pública o híbrida. Todas tienen sus ventajas, pero es cierto que el modelo por el que más se está apostando es el último.

De hecho, el cloud híbrido es la mejor alternativa cuando las empresas necesitan integrar entornos de nube privada e infraestructura de la nube pública en una misma plataforma. En este sentido, este modelo se convierte en una herramienta flexible y escalable que da respuesta a esta creciente necesidad de los data centers.

Los principales beneficios de su implantación son:

  •  Flexibilidad: puede aprovechar los recursos adicionales de la nube pública en momentos de necesidades concretas.
  • Gran velocidad en las acciones de despliegue y migración. Realizar la transición a la nube no tiene por qué ser compleja, ya que se puede llevar a cabo de un modo gradual, trasladando cargas de trabajo en etapas, por ejemplo.
  •  Máximo control: la empresa tiene la posibilidad de mantener una infraestructura privada para los recursos confidenciales.

 

En conclusión, para mantenerse competitivos en los mercados actuales, las empresas deber ser nativas de la nube. Es la mejor estrategia que pueden seguir para apoyar su transformación digital.

 

powerdata_transicion_nube

Topics: Cloud