El valor de la gestión de datos

Tendencias en gobierno de la información para 2017

Publicado el 4/12/16 22:00

Las organizaciones se enfrentan a numerosos desafíos en cuanto a gobierno de la información en este nuevo año 2017 que pronto llegará. Estos desafíos incluyen la necesidad de manejar un número cada vez mayor de redes y canales que los empleados exigen, los clientes esperan y la competencia ya está utilizando.


gobierno_de_la_informacion_tendencias.jpg

Créditos fotográficos: istock jauhari1

Otros desafíos del gobierno de la Información incluyen el cumplimiento de unos mayores y más estrictos requisitos legales y la necesidad de trabajar con una infraestructura desestructurada y envejecida, basada principalmente en soluciones complejas, de uso único y aisladas.

Por otro lado las noticias están llenas de empresas que sufren violaciones de datos. Negocios y clientes se dan cuenta de la importancia del almacenamiento seguro de los registros y de un data governance eficiente.

Con todo esto en juego, es fundamental mantenerse al tanto de las tendencias de la industria del gobierno de la información y de cómo afecta a la gestión de los activos informacionales en su conjunto, para entender cómo los nuevos desarrollos relacionados con esta disciplina pueden afectar a tu negocio y sus resultados.

 

Gobierno de la información: 6 frentes abiertos en los que centrar tu atención

  1. Seguridad de datos, más y mejor. Las organizaciones continuarán preocupadas por la seguridad de sus activos informacionales y ello les llevará a priorizar su protección dentro de sus estrategias de gobierno. Según un reciente estudio:
  • El coste total promedio consolidado del incumplimiento causado por una violación de datos creció de 3.8 millones a 4 millones de dólares en el último año.
  • El coste promedio por cada registro perdido o robado que contiene información sensible y confidencial aumentó de 154 a 158 dólares.
  • La probabilidad de una violación de datos que involucre alrededor de 10.000 registros diferentes en los próximos 24 meses es de un 26%.

La planificación de la seguridad de la información y la inversión asociada seguirá siendo un foco importante que obligará a las empresas a evaluar todas las nuevas soluciones de gestión de datos, prestando especial atención al desarrollo de capacidades de seguridad de la información.

  1. Aumenta la colaboración para impulsar la productividad. Los patrones de comunicación y colaboración seguirán gracias a nuevas aplicaciones, redes y canales que buscan impulsar el rendimiento de los usuarios de negocio para que su productividad redunde en el aumento de la satisfacción del cliente. No obstante, las organizaciones han de ser conscientes de que estas nuevas formas de comunicación implican costes y entrañan nuevos riesgos. Muchos de ellos están relacionados con el cumplimiento, al tenor de nuevas leyes y normas de aplicación que cada empresa deberá saber gestionar con las reglas y procedimientos adecuados.
  2. El almacenamiento de datos se convierte en una cuestión de costes. Desde que el coste de almacenamiento bruto de datos va en disminución, las organizaciones no cesan de engrosar sus activos informacionales. Pero llega un momento en que la rentabilidad de estos contenidos se convierte en un asunto de gobierno de la información. Porque, sí, es cierto que el precio de guardar un bit de información es insignificante, sobre todo si se compara con las tarifas que había hace algunos años; pero el problema está en que el coste del descubrimiento y procesamiento de datos, no sólo no se ha estancado, sino que sigue aumentando.

Debido a estas tendencias, la consecuencia de no administrar la información de la organización está ocasionando mayores costes, menor productividad y un mayor riesgo. ¿Qué estás haciendo con esos datos que ya han expirado? ¿Los has eliminado ya o siguen en el sistema?

  1. Más visibilidad. La visibilidad y las herramientas que la proporcionan llevan varios años siendo tendencia. Este último ejercicio fue el turno de la calidad pero, ¿qué nos depara 2017? La visibilidad es un paso fundamental para que la función de gobierno pueda comunicar el impacto y la efectividad de los estándares de datos en los procesos de negocio. Es necesario poder medir y tener conocimientos cuantitativos sobre costes, calidad, resultados de procesos. Las organizaciones que son capaces de presentar objetivamente este tipo de ideas para el negocio están mejor posicionadas para dar el siguiente paso, que consiste en incorporar esta información a las técnicas de mejora de procesos, donde los datos de línea de base y la visibilidad de tendencias son instrumentos críticos para completar el bucle de retroalimentación que impulsa la mejora y apoya la maduración de capacidades de la organización.
  2. Soluciones para la gestión del gobierno. Aunque el Excel parece haber quedado definitivamente desterrado de los escritorios hoy en día, bien equipados con sus dashboards y sus herramientas analíticas en real time, paradójicamente, data governance seguía, en muchas compañías, siendo gestionado de esta forma. Cada vez más administradores de datos, analistas de negocios y líderes de datos buscan un enfoque de plataforma para obtener más valor de sus datos. Esta tendencia del mercado ha sido puesta de manifiesto por Forrester y Gartner, que han reconocido la existencia de un mercado claro de aplicación y administración de la información. Soluciones que ayuden a recopilar reglas y definiciones de negocio, por una parte y que, por otra, faciliten la determinación e identificación de los propietarios de los datos. Este tipo de herramienta superaría las limitaciones de los sistemas tradicionales (Excel) con soluciones construidas específicamente, mucho más confiables y con más posibilidades.
  3. Mayor inversión en gobierno de la información. El gobierno de los datos es la única función que asegura que los activos informacionales de la organización son confiables. Mediante data governance se determinan responsabilidades y roles, se vela por la calidad de los datos y por su seguridad. Invertir en gobierno equivale a prevenir problemas con los datos para ayudar a que la empresa pueda ser más eficiente, que pueda seguir creciendo sin trabas, sin arrastrar problemas. Sin embargo, las organizaciones son conscientes de que ello implica trabajar desde la cultura del dato, estableciendo los procesos para gestionar la información de manera que pueda ser utilizada por toda la organización. Se trata de usar la tecnología cuando sea necesaria y de la manera idónea para apoyar a los procesos, manteniendo siempre el control sobre la información. Muchas empresas están haciendo todo lo posible por ponerse a la altura, otras van más rezagadas. ¿Será 2017 el año el gobierno de la información?

Las tecnologías de comunicación empresarial y los patrones de uso han evolucionado. Las organizaciones necesitan tomar las riendas tan pronto como sea posible, por la seguridad de la información, que se ha convertido en uno de los principales factores decisivos cuando se atiende a cuestiones de gobernanza de la información; pero también por resultados, puesto que es evidente que sin una buena gestión no existe coherencia, efectividad ni futuro. Es momento de investigar en las propias necesidades, identificar los puntos débiles e incluir herramientas y capacidades mejoradas. El 2017 ya está aquí, no dejes pasar otro año más.

 

New Call-to-action

Temas: Data Governance