El valor de la gestión de datos

Monitorización de problemas en administración de base de datos pdf

Publicado el 21/12/16 22:00

Las herramientas de monitorización de problemas de administración de base de datos (pdf relacionados disponibles en nuestro centro de recursos) pueden ser utilizadas para medir el rendimiento de la base de datos. Su incorporación a la infraestructura empresarial hace posible mitigar problemas y ayuda a las organizaciones a ser más proactivas a la hora de evitar que estos inconvenientes, u otros causantes de la interrupción de las aplicaciones, puedan volver a suceder.


administracion_base_de_datos_pdf.jpg

 

Problemas de rendimiento que afectan a la base de datos

Existen muchos problemas diferentes de rendimiento que pueden afectar a la administración de base de datos (pdf). Esta variedad complica el rastreo de causas de forma individual. Así, en cualquier organización, es posible, por ejemplo, que:

  • Las estructuras de base de datos o el código de las aplicaciones presenten complicaciones desde el principio. Una decisión incorrecta acerca del diseño de la base de datos o un problema con sentencias SQL mal codificadas, podrían ser la causa de niveles de rendimiento deficientes.
  • También podría ser que pese a que el diseño inicial del sistema sea el adecuado, con el tiempo, se empiecen a producir fluctuaciones en el rendimiento.
  • Otra causa habitual tiene que ver con las aplicaciones utilizadas. Cuando éstas soportan un excesivo volumen de información, una variedad demasiado amplia de usuarios o muchos tipos distintos de acceso, pueden verse ralentizadas.

 

Administración de base de datos pdf: indicadores de problemas de rendimiento

Para monitorizar los problemas en administración de base de datos (pdf) hace falta tener en cuenta algunos indicadores importantes, que podrían alertar de que inminentemente va a producirse un problema de rendimiento o de que sus efectos ya han comenzado a aparecer. Se trata de los siguientes:

a) Interrupciones del sistema. Cuando un sistema está inactivo, el rendimiento de la base de datos obviamente se desploma. Las interrupciones pueden estar causadas por problemas asociados a la propia database, como sería en el caso de la falta de espacio de almacenamiento, aunque también pueden tener otros orígenes, como sucedería si lo ocurrido es que una partición o un paquete no estaban disponibles.

b) Desaceleración de la aplicación. Uno de los signos más visibles de un descenso de rendimiento es que la aplicación comience a ir más lenta. La agilidad que debería garantizar se ve sustituida por latencias provocando la frustración del usuario de negocio. El problema es cuando, además, empieza a afectar de forma directa a los clientes. Normalmente se trata de complicaciones que tienden a aparecer en sistemas de procesamiento de transacciones en línea usados por empleados o clientes. También existe un elevado índice de incidencias en trabajos por lotes que procesan datos a granel para tareas tales como procesamiento de nómina y informes de fin de mes. La cuestión es que, como puede comprobarse en cualquier manual de administración de base de datos pdf, no es sencillo monitorizar las cargas de trabajo de procesamiento sin herramientas de administración de rendimiento de database. Cuando no se dispone de los medios adecuados, hay que recurrir a otras opciones y confiar en otros métodos para detectar los problemas. Estas alternativas no son otras que escuchar las quejas de los usuarios finales informando sobre sus problemas con las aplicaciones. Mejor no llegar a este punto.

c) Necesidad de actualizaciones frecuentes de hardware. Las organizaciones que están constantemente actualizando servidores a modelos más grandes con más memoria y almacenamiento tienen experiencia en la lucha contra los cuellos de botella que se suelen producir. A menudo necesitan introducir ajustes para mantener el rendimiento de sus bases de datos y eso implica: alinear los parámetros de la base de datos, ajustar las sentencias SQL y reorganizar los objetos de la base de datos. La otra alternativa es invertir en hardware. Cuando se quieren controlar los costes, la mejor opción es recurrir a herramientas adecuadas de monitorización y administración de la base de datos que facilitan la identificación de la causa del problema y la determinación de los pasos para resolverlo.

Este tipo de herramientas, capaces de detectar los primeros indicios de cualquier descenso de rendimiento y poner al responsable en la pista correcta para su resolución, examinan rápidamente la base de datos para elaborar el diagnóstico. La mayoría de ellas también se pueden utilizar para establecer umbrales de rendimiento que, una vez disparados, alerten al DBA de la existencia de un problema o pongan en marcha una alerta para informar al usuario.

La detección y el control del rendimiento son, junto con el reporting, los usos más comunes de este tipo de soluciones que, para poder llevar a cabo una gestión de rendimiento avanzada, requieren de un conjunto de funcionalidades como:

  • Administración de los recursos del sistema.
  • Análisis de la eficacia de los índices existentes para SQL.
  • Revisión del rendimiento y optimización de SQL.
  • Simulación de la producción en un entorno de prueba.
  • Comprobación del espacio de almacenamiento y desfragmentación discos cuando sea necesaria.
  • Análisis de causa raíz de los problemas de base de datos.

Las herramientas que monitorizan y administran el rendimiento de la base de datos son componentes cruciales de la infraestructura empresarial, al permitir a las organizaciones entregar servicios a sus clientes y usuarios finales de forma efectiva.

 

Integridad de datos

Temas: Data Integration