El valor de la gestión de datos

De base de datos orientada a objetos a Base de datos NoSQL

Publicado el 2/02/17 23:00

La industria del software se caracteriza por sufrir constantemente rápidos cambios, donde nuevas tecnologías se introducen cada poco tiempo. También se caracteriza por las tecnologías que cambian y se presentan como una nueva forma de hacer las cosas. Este es el caso de una base de datos orientada a objetos.

base de datos orientada a objetos.jpg

En 1980 una base de datos orientada a objetos era considerada un serio contrincante para las alternativas de bases de datos relacional. Se desarrollaban aplicaciones orientadas a objetos en muchas situaciones. Esto permitía a los desarrolladores de aplicaciones pensar en términos de objetos en casi cualquier situación.

Los proveedores de sistemas de gestión de base de datos orientada a objetos construyeron sus negocios proporcionando soluciones de administración de datos para aplicaciones complejas, con objetos gráficos complejos que necesitaban ser tratados de principio a fin de esta manera. Los sistemas de gestión de base de datos orientada a objetos sobresalían en un nicho de mercado concreto pero no eran capaces de competir con el resto base de datos en otros mercados por una variedad de razones. Frecuentemente tenían que luchar por justificar su existencia.

Pero entonces aparecieron dos oleadas de nuevas tecnologías que volvieron a hacer relevantes las bases de datos orientadas a objetos. Una de ellas fue NoSQL y la otra fue la nube.

Con la proliferación de Internet y las aplicaciones basadas en Web, la necesidad de gestionar datos no estructurados se convirtió en la principal necesidad. El análisis de Big Data añadió todavía más complejidad a la forma en que se trataba y administraban los datos de diversas fuentes. SQL no era la solución ideal para esas aplicaciones y por lo tanto, muchas iniciativas de código abierto trajeron el movimiento del NoSQL y  lo hicieron junto con almacenes de datos basados en conceptos no relacionales.

Los proveedores de sistemas de gestión de base de datos orientada a objetos observaban con tranquilidad esa revolución. Las bases de datos orientadas a objetos fueron las primeras bases de datos NoSQL. A medida que las bases de datos NoSQL se hicieron más frecuentes, los proveedores de base de datos orientadas a objetos se transformaron a sí mismas y solicitaron formar parte de ese movimiento NoSQL.

Con la proliferación de la nube y su adopción más amplia, y con la aparición de nuevas aplicaciones tales como el análisis de Big Data, las bases de datos orientadas a objetos están ahora bien posicionadas para dirigirse a estas necesidades y hacerlo además en la escala de la nube. Muchos proveedores de la nube proporcionan ya capacidades de almacenamiento de objetos. Incluso hay iniciativas de almacenamiento de objetos de código abierto que pueden ya utilizarse. Pero estas no son sistemas de gestión de bases de datos orientadas a objetos. Son mecanismos de almacenamiento de objetos en bruto muy útiles.

Para satisfacer las necesidades de la segunda ola, las bases de datos orientadas objetos han comenzado a posicionarse para la nube. Cloud computing significa escala, altos volúmenes y bases de datos distribuidas, y las aplicaciones típicas son analíticas por naturaleza, más que transaccionales. Para los sistemas de gestión de base de datos orientada a objetos hay unas pocas facetas de las base de datos en la nube con las que necesiten tener cuidado, tales como la base de datos como servicio (DBaaS) y la alta disponibilidad (HA).

 

New Call-to-action

Temas: Data Governance