El valor de la gestión de datos

Cuándo y por qué elegir un modelo de gobierno de datos

Publicado el 17/03/16 22:00

Modelo_gobierno_datos

La elección de un modelo de gobernanza de datos es un tema clave para la exitosa implementación de todo proyecto de gobierno de datos. A la hora de diseñar el modelo se hace necesario un asesoramiento experto desde un inicio, pero también requiere el conocimiento de la organización y sus peculiaridades para lograr un buen funcionamiento que proporcione beneficios reales.

Dentro de la necesidad de contar con un enfoque estructurado que nos proporcione una visión clara de la iniciativa es preciso fijar modelos y arquitectura de datos en función de la estructura organizacional, con el objetivo de determinar los roles y responsabilidades.

Del mismo modo que el gobierno de datos precisa de principios, normas, procedimientos y políticas que indiquen qué datos deben ser gobernandos y cómo hacerlo, estos estándares necesitan un marco o modelo que facilite su funcionamiento y desarrollo. De este modo, es esencial elegir un modelo idóneo, que se ajuste al máximo a las necesidades de la organización.

Básicamente, el modelo de gobernanza de datos determinará las diferentes formas de tomar decisiones de la empresa. De forma inevitable, ello implica tanto al departamento de TI como al negocio para la fijación de estándares y modelos definidos, ya que no es una solución meramente tecnológica.

 

Cuándo elegir un modelo de gobierno de datos

Como hemos apuntado, la elección de un gobierno de datos debe realizarse desde un inicio. Puesto que un data governance se refiere a la gestión global de los datos de la organización para dar apoyo a las necesidades del negocio, el diseño de su estructura deberá partir de un modelo de gobernanza de datos que, por lo general, establecerá un marco de trabajo en función del mismo modelo de gobierno de la organización. 

El momento de decidir el modelo es previo incluso al plan de implementación. A su vez, el establecimiento de políticas y normas debe ser coherente con el modelo, y ambos elementos deberían estar definidos con antelación a la concreción de la estructura organizativa del proyecto.

Tengamos en cuenta que los modelos de gobernanza de datos determinan qué personas o grupos tomarán las decisiones sobre los datos y las normas definen éstas. Por lo tanto, ya desde un inicio ponemos el énfasis en las atribuciones en cuanto a forma y contenido. Una vez implementado, dependiendo del modelo de datos escogido, lograremos tomar las mejores decisiones y fomentar su cumplimiento para alcanzar objetivos estratégicos en el área o áreas de interés.

 

Un modelo a la medida

La construcción de un gobierno de datos a la medida de la organización es un requisito imprescindible para que la iniciativa comience con buen pie. De hecho, diseñar un modelo ad hoc resulta fundamental para que se adapte tanto a las necesidades de gobierno como a la capacidad de la organización para ejecutarlo. 

La combinación de modelos suele ser lo más habitual. Los tipos más conocidos (de arriba hacia abajo, de abajo hacia arriba, del centro hacia afuera y mediante silos o grupos) obedecen a enfoques teóricos que no siempre se adaptan a la casuística real.

Aunque se han fijado numerosos modelos como garantía de éxito, las soluciones predefinidas difícilmente serán útiles para su aplicación en otros casos. Si bien pueden servirnos de modo orientativo, muy probablemente impedirán respetar la razón de ser de la elección de un modelo propio, que no es otro que la
dar respuesta a los requerimientos concretos.

Fuente imagen: arztzamui / FreeDigitalPhotos.net

 

New Call-to-action

Temas: Data Governance