El valor de la gestión de datos

BPM SOA: ¿dónde están los límites?

Posted on Sat, Sep 13, 2014

Las diferencias entre BPM y SOA son notables y, sin embargo, siempre cabe preguntarse dónde están los límites, cuál es el punto donde comienza uno y termina el otro, en qué  momento se difuminan las barreras y se integran los objetivos de ambos.

Gestión de procesos de negocio y arquitectura orientada a servicios, BPM - SOA, van de la mano pero a la vez describen conceptos muy distintos. Es cierto que pueden darse conjunciones, como sucede con las definiciones de procesos y servicios, aunque siempre tendrán su origen en motivos diferentes y su ejecución se llevará a cabo invariablemente aplicando conjuntos de habilidades distintas.

 

BPM - SOA: principales diferencias

En la siguiente tabla se recogen algunos de los puntos donde radican las desigualdades más significativas entre BPM y SOA:

SOA

BPM

Es un estilo arquitectónico, cuyo objetivo es el diseño de los sistemas de la empresa tanto en el área de IT como en el área de negocio.

Es una disciplina empresarial que busca soluciones orientadas a la mejora operativa.

Es un modelo de pensamiento que ayuda a descomponer problemas complejos en componentes bien definidos y reutilizables.

Es una forma de construir soluciones operativas en base a la detección de una necesidad o la previsión de una oportunidad.

Se destina a arquitectos e ingenieros, profesionales  que no están equipados para identificar ni definir las necesidades de negocio y mucho menos para plantear una estrategia.

Se orienta a los analistas de negocio y de procesos, que desconocen el funcionamiento de los entresijos complejos de ingeniería de sistemas.

Su punto de partida es el conjunto de servicios disponibles para apoyar la automatización deseada, donde se recogen las necesidades de negocio, siempre entendidos desde el punto de vista del conocimiento y no del puramente tecnológico. De esta forma se puede garantizar la construcción de una arquitectura mediada uniforme que consiga conectar de forma efectiva las principales partes interesadas tanto dentro como fuera de la empresa.
La noción de mediación entre el consumidor y el proveedor es fundamental para SOA y, por eso, la aplicación de los servicios de negocios debe tener en cuenta a las personas, pero sobre todo debe incluir procesos de conexión (como consumidores de capacidades de automatización) y servicios (como proveedores de capacidades de automatización).

Su meta es poder elaborar una declaración del nivel deseado de automatización que ayude al desarrollo de la arquitectura.

Un buen diseño de procesos de negocio necesita partir de unas condiciones mínimas de integridad, única forma de procurar su optimización desde una perspectiva operacional. Hay que buscar la conexión entre el automatismo requerido y las capacidades relevantes de IT que les dan soporte.

 

La zona gris BPM - SOA

Comprender dónde termina BPM y SOA comienza es imprescindible. Procesos y servicios, a pesar de depender unos de otros, no cuentan con ciclos de vida equivalentes pero se necesitan para alcanzar los objetivos de negocio. El equilibrio adecuado entre BPM y SOA se basa en la negociación entre lo que se desea, desde una perspectiva de solución aplicada sólo a procesos, y lo que es viable, desde el punto de vista de cartera de servicios empresariales. La coherencia es la clave del éxito, a pesar de que en la práctica, muchas soluciones de mercado desdibujan las líneas entre BPM y SOA.

El riesgo de no saber diferenciar uno de otra se pone de manifiesto en los resultados, ya que, al fin y al cabo las acciones en que se basan son realizadas por diferentes personas con habilidades distintas y utilizando herramientas que nada tienen que ver en cada caso (procesos e integración). Lógica y sentido común se imponen y exigen la definición de los límites entre BPM y SOA, única forma de garantizar la optimización del esfuerzo y la consecución de los objetivos de negocio.

 

Post relacionados:

New Call-to-action

Topics: SOA