El valor de la gestión de datos

El dato es el nuevo petróleo de las compañías

Posted on Thu, Dec 31, 2015

El_dato_nuevo_petroleo_companias

Del mismo modo que la economía global es impulsada por el petróleo como materia prima, también el sector empresarial encuentra en los datos uno de sus principales motores. Sin embargo, al igual que ocurre con el crudo, es necesario un proceso de refinamiento de la información para convertirla en el mejor de los aliados. 

¿Pero, acaso antes los datos no eran relevantes, incluso decisivos? Lo eran, en efecto, pero la actual realidad tecnológica les ha conferido un protagonismo hasta ahora inédito. Hoy, empresas de todo el mundo se enfrentan a la incertidumbre que supone tomar decisiones con datos de mala calidad en un complejo contexto de competencia global, a lo que se suma la preocupación de la administración de grandes volúmenes de datos. 

El nuevo paradigma crea grandes oportunidades que vienen acompañados de desafíos no menores: a la explosión de datos que supone el Big Data hemos de añadir el boom de aplicaciones de diferente tipo que han de convivir en un mismo entorno de TI. Para extraer valor de los datos no basta simplemente con almacenarlos como, por ejemplo, tampoco resulta eficaz trabajar en unidades de negocio separadas. 

Puesto que los datos solo pueden compararse con el crudo tras haber sido refinados, tal y como apuntamos, hacer frente a la ingente información generada por tantos dispositivos de datos implica contar con la tecnología capaz de gestionarla.

 

Ser más competitivos, el gran objetivo 

De hecho, la necesidad de mantener bajo control la información crítica sigue siendo la misma que antes. No en vano, como es lógico, el negocio depende de la calidad de su información para mejorar sus procesos internos con el fin de ser más competitivos. 

Ello implica poder impulsar los procesos de negocio respondiendo a las exigencias de esta nueva era de negocio digital, dominada por una TI híbrida que precisa integración y agilidad, la multicanalidad, los usuarios de negocio y la satisfacción de los clientes, entre otros factores.

Se necesitan herramientas de gestión de datos capaces de satisfacer los nuevos desafíos empresariales. En definitiva, los retos adicionales que añade este nuevo escenario, en efecto, han convertido a la información bien gestionada en el mejor de los aliados, del mismo modo que los datos de mala calidad pueden convertirse en nuestro peor enemigo.  

Si bien antes la mala calidad de los datos ya tenía un impacto significativo en el funcionamiento de la empresa, ahora las características del nuevo paradigma tecnológico, unido a un habitual enfoque de silos, exigen nuevas soluciones. El objetivo: sobrevivir y crecer en el actual entorno de creciente y feroz competitividad

Una buen manejo de la información hoy es sinónimo de estrategias ad hoc, entre las que destacan las iniciativas de gestión de datos maestros o Master Data Management (MDM) en un marco de data governance capaz de convertir los datos en un activo empresarial. 

 

Nuevas tecnologías para extraer el oro negro

Los proyectos de MDM son una respuesta a la creciente necesidad de obtener datos precisos que enlacen información de clientes y negocio en un entorno de multicanalidad. Su implementación permite a las organizaciones mejorar la calidad de sus datos, vindulando todos los datos importantes de forma coherente e interactiva para ofrecer una visión unificada.

Es decir, más que una posibilidad, se trata de una necesidad para seguir siendo competitivos. Tan eficientes como los nuevos sistemas de procesamiento de Big Data, la gestión de datos maestros es de inestimable ayuda para abordar los modernos desafíos tecnológicos. El dato es aquí un recurso que aporta ventajas comparativas, y como ocurre con el petróleo, el mero hecho de encontrarlo, de disponer de él de forma ágil y oportuna, supone un hallazgo.

Ya sea para mejorar la experiencia del cliente, los procesos de negocio o la toma de decisiones de BI, la gestión de datos maestros proporciona una fuente de datos confiables a partir de múltiples sistemas, aplicaciones y datos heterogéneos. Solo así la información cumplirá los requisitos de calidad y consistencia necesarios para avanzar en objetivos de negocio. Es decir, los datos no son un fin en sí mismo, sino un medio y, a diferencia del oro negro, su valor no sufre altibajos, por lo que siempre podremos aprovechar su inmenso valor para impulsar el negocio.

Fuente imagen: pannawat / FreeDigitalPhotos

 

Post relacionados:

 

Ebook Experiencia de cliente y omnicanalidad

Topics: Master Data Management