El valor de la gestión de datos

¿Cual es la Importancia del Chief Data Officer en una organización?

Posted on Tue, Dec 13, 2016

El Chief Data Officer (CDO) es uno de los principales ejecutivos de una organización, el cual asume la responsabilidad de la estrategia relacionada con los datos y la información, el gobierno de datos, el control y desarrollo de políticas y la explotación efectiva de los datos.


chief_data_officer.jpg

Créditos fotográficos: istock kenta210

La función del chief data officer combina rendición de cuentas y responsabilidad en lo que se refiere a protección y privacidad de la información, gobierno de la información, calidad de datos y gestión del ciclo de vida de los datos, junto con la explotación de los activos de datos para crear valor de negocio.

Comparándolo con el CIO, el chief data officer desempeña una función más relacionada con riesgos, cumplimientos, gestión de políticas y funciones de negocio. Se trata de un rol que impulsa estrategias de información y análisis con propósito de negocio. El CIO debería estar involucrado en el diseño de esta función, el cual, además podría incluso reportarle a él, o bien funcionar en una posición paralela, reportando al COO o al CFO. En esencia, el chief data officer de una organización hace las veces de pegamento entre la estrategia de datos y las métricas.

Descárgate aquí la guía

 

El ascenso del Chief Data Officer

Ya nadie cree que los datos se gestionan solos. De hecho, hoy día, en algunas organizaciones los datos son un componente tan crítico para el negocio que han creado un puesto de Jefe de Datos (Chief Data Officer) para que se responsabilice de ellos, desde su posición de apoyo al Director de Información y el Director de Tecnología. Esta iniciativa es toda una declaración de intenciones y revela cosas como:

  • El reconocimiento del valor que encierran los datos.
  • La aceptación de que los datos en el entorno empresarial están separados de los sistemas que los ejecutan.
  • La visión de que si se saben explotar, los datos pueden ayudar a impulsar negocios rentables.

Durante demasiado tiempo se ha tenido a los activos informacionales como algo secundario, una parte protegida de las organizaciones, pero que a la vez carecía del reconocimiento actual que les atribuye un diferencial de valor añadido. Hasta la llegada del Chief Data Officer, los encargados de definir y velar por la aplicación de las mejores prácticas de administración de datos en la organización eran perfiles como:

  • El gerente de procesamiento de datos.
  • El responsable de IT.
  • Algún cargo adjunto a cualquiera de estos dos.

Pero, en la práctica, esas funciones de tal nivel de responsabilidad, sólo podían ser ostentadas por personas con conocimientos técnicos muy específicos y experiencia. No siempre era el caso. Las consecuencias eran dramáticas cuando la mala gestión hacía perder clientes, socios o incluso empleados y, por eso, en algún momento hacia finales de la década de los ochenta se creó un nuevo rol, el de CIO.

Este cargo, que elevaba a un perfil informático a una posición de Consejo por primera vez, solventaba muchos de los problemas relacionados con la administración de los activos informacionales pero dejaba uno sin resolver. Porque, ¿quién se responsabiliza de la propiedad de los datos?

Este asunto cayó en una zona gris, fuera de toda definición y estancada entre las áreas de IT y negocio le la organización. La distribución parcheaba el problema dejando a IT como responsable de garantizar que la integración para asegurar el correcto funcionamiento de las operaciones.

Por suerte, la inconsistencia de este modelo ha quedado patente y, hoy día, las empresas líderes ya han empezado a cubrir la brecha entre TI y negocio con la creación de una nueva posición.

El Jefe de datos, Chief data Officer asume la responsabilidad general de la gestión de los activos informacionales de la organización y es un testimonio de la creciente importancia que las empresas atribuyen a la gestión de datos y su valor para el futuro de las operaciones. Su misión consiste en:

  • Definir una estrategia de datos que los legitime, mediante la creación de un conjunto homogéneo de definiciones, normas y prácticas de gobierno que permita tomar decisiones de negocios informadas.
  • Aprovechar los datos como una ventaja competitiva, identificando las distintas formas en que la información disponible puede ser aprovechada.
  • Innovar para avanzar, determinando qué inversión tecnológica es la que más conviene a la organización en cada momento y aportando información sobre cómo dicha innovación puede transformar el negocio.

El paso de un escritorio en algún rincón el departamento de IT a un asiento en el Comité Ejecutivo es un salto cualitativo que no sólo implica la creación de un nuevo puesto en el organigrama, el de Chief Data Officer, sino que sirve de trampolín a las organizaciones para ser más coherentes y entender el coste y el valor real de sus activos de datos.

 

New Call-to-action

Topics: Big Data